Fundación Bogotá Mía

Get Adobe Flash player

viernes, 2 de diciembre de 2011

Un día después de la Marcha

No puedo ver coraje ni sacrificio en la destrucción de la vida o la propiedad, ya sea como ofensa o defensa.

Mahatma Gandhi

La Constitución Colombiana de 1991 en el artículo 103,  contenido en el Título IV De la Participación Democrática y de los Partidos Políticos establece, en términos generales, que el  Estado debe permitir que sus ciudadanos participen de los asuntos públicos y que hagan uso de herramientas como el voto, el Plebiscito, el Referendo, la Consulta Popular, el Cabildo Abierto, la Iniciativa Legislativa y la Revocatoria de Mandato. A los anteriores mecanismos, se suman las manifestaciones y protestas públicas, siendo la Secretaria de Gobierno del Distrito la encargada de garantizar que estas actividades se desarrollen bajo condiciones de orden público.

La altura no fue un impedimento para dañar Nuestro patrimonio
Obviamente, esta participación no se debe circunscribir exclusivamente a la jornada electoral y asumir que el día de elecciones el ciudadano asiste obedientemente a las mesas de votación  a firmar un cheque en blanco  mediante el voto,  para  volver pasados cuatro años a repetir de manera monótona esta acción, sin  importar lo que ocurra en el transcurso de tiempo comprendido entre elecciones.










Templete al Libertador
A los Ciudadanos y en particular a los Estudiantes que se oponen a la actual reforma a la educación  no les faltan herramientas para hacer conocer su posición frente al Gobierno Nacional referente a los temas que los afectan y creen que pueden ser mejores, pero si les falta respeto por sus conciudadanos, por el inmobiliario público, por la propiedad privada y por la ciudad. Su falta de civismo deja un manto de duda sobre la posibilidad de fortalecer el  Sentido de Pertenencia, la Corresponsabilidad y el Amor por Bogotá que permita un ejercicio responsable de ciudadanía. So pretexto del ejercicio legítimo de la protesta algunos estudiantes cometieron actos de vandalismo que afectan a la ciudad y dañaron  fachadas del centro de Bogotá, donde se encuentra  gran parte de nuestro patrimonio cultural, el cual entre otras cosas es de altísima importancia por su valor histórico, turístico, religioso y económico.


Iglesia de la Veracruz rayada a pesar de las rejas de protección

A diferencia de otras marchas lideradas por los estudiantes donde predominaron los actos simbólicos en el marco de una marcha pacífica donde se defendió el patrimonio público, lo ocurrido el día 10 de Noviembre de 2011 con el inmobiliario público y los bienes privados evidencia la falta de interés en la construcción del respeto por lo colectivo y la falta de coherencia de un grupo de personas que exige derechos sin asumir desde una actitud  cívica el cuidado por lo que es de todos los Bogotanos. La recuperación de estas fachadas genera una inversión de tiempo, trabajo y dinero. Bogotá no puede seguir siendo el blanco de la materialización violenta del inconformismo que se vive a nivel nacional. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NIT: 900450111 - 4, e-mail: informacion@fundacionbogotamia.org, www.fundacionbogotamia.org

Celular: 3144863763 / 3202977055. Dirección: Carrera 3a #20-17 o 20-21. Oficina 505. BOGOTÁ - COLOMBIA